Saltear al contenido principal

Bio-Tech Tower

2 / 12 foto

Bio-Tech Tower,
bioarquitectura para viviendas de lujo

En la ciudad de Taipéi, en una zona en transformación urbana y haciendo fachada al río Tamsui, se proyecta una torre de viviendas de lujo de 39 plantas. Su fachada, una gran malla estructural tiñe de verde el paisaje y permite una gran superficie vidriada, de manera que todas las estancias están conectadas con el exterior.

A través de la bioarquitectura diseñamos un edificio green, para conectar con la naturaleza aún viviendo en espacios urbanos. En psicología, el color verde se asocia a la relajación, la armonía y la frescura. El diseño de este edificio quiere transmitir una emoción de bienestar y salud en sus habitantes y en todo su entorno.

Descripción del proyecto

El verde del edificio, además de reducir el impacto medioambiental de la intervención y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, busca la interacción emocional del usuario final. Su fachada, una gran malla estructural, permite una gran superficie vidriada, de manera que todas las estancias están conectadas con el exterior. En el perímetro de cada planta se proyecta una franja verde que ayuda a distanciar al usuario del límite construido, aportando así una mayor sensación de seguridad.

Programa funcional

El interior de esta torre de 150 m de altura queda organizado a partir de varios usos: en la planta baja encontramos un gran hall de acceso que da servicio al resto del edificio, las siguientes tres plantas se destinan al club residencial, a partir de la planta cuarta y hasta la 35 aparecen tres tipos de vivienda y a partir del nivel 36 (129’70m) se sitúa el área de ocio de los usuarios: gimnasio, piscina y restauración.

Ventajas medioambientales

La singularidad de un proyecto funciona como catalizador de emociones positivas: bienestar físico-visual, confort con materiales sostenibles que contribuyan de forma activa a la salud de sus ocupantes y usabilidad flexible de los espacios diseñados.

Con este tipo de proyectos buscamos renaturalizar las ciudades para reconectar a las personas con el entorno natural y favorecer así el equilibrio de los ecosistemas. Para ello, contamos con especialistas en bioconstrucción vegetal urbana, expertos en gestión y optimización de recursos hídricos.

Proyecto: 2013
Localización: Taipei
Superficie: 39.500 ㎡
Programa: Residencial

Director creativo: Jordi Fernández,
Eduardo Gutiérrez
Líder de proyecto: Jordi Fernández

Equipo: Luciana Teodózio, Georgina Morales, Estel·la Bosch y Arian Hakimi.
Visualización 3D: PLAY-TIME

Bio-Tech Tower,
bioarquitectura para viviendas de lujo

En la ciudad de Taipéi, en una zona en transformación urbana y haciendo fachada al río Tamsui, se proyecta una torre de viviendas de lujo de 39 plantas. Su fachada, una gran malla estructural tiñe de verde el paisaje y permite una gran superficie vidriada, de manera que todas las estancias están conectadas con el exterior.

A través de la bioarquitectura diseñamos un edificio green, para conectar con la naturaleza aún viviendo en espacios urbanos. En psicología, el color verde se asocia a la relajación, la armonía y la frescura. El diseño de este edificio quiere transmitir una emoción de bienestar y salud en sus habitantes y en todo su entorno.

Descripción del proyecto

El verde del edificio, además de reducir el impacto medioambiental de la intervención y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, busca la interacción emocional del usuario final. Su fachada, una gran malla estructural, permite una gran superficie vidriada, de manera que todas las estancias están conectadas con el exterior. En el perímetro de cada planta se proyecta una franja verde que ayuda a distanciar al usuario del límite construido, aportando así una mayor sensación de seguridad.

Programa funcional

El interior de esta torre de 150 m de altura queda organizado a partir de varios usos: en la planta baja encontramos un gran hall de acceso que da servicio al resto del edificio, las siguientes tres plantas se destinan al club residencial, a partir de la planta cuarta y hasta la 35 aparecen tres tipos de vivienda y a partir del nivel 36 (129’70m) se sitúa el área de ocio de los usuarios: gimnasio, piscina y restauración.

Ventajas medioambientales

La singularidad de un proyecto funciona como catalizador de emociones positivas: bienestar físico-visual, confort con materiales sostenibles que contribuyan de forma activa a la salud de sus ocupantes y usabilidad flexible de los espacios diseñados.

Con este tipo de proyectos buscamos renaturalizar las ciudades para reconectar a las personas con el entorno natural y favorecer así el equilibrio de los ecosistemas. Para ello, contamos con especialistas en bioconstrucción vegetal urbana, expertos en gestión y optimización de recursos hídricos.

Proyecto: 2013
Localización: Taipei
Superficie: 39.500 ㎡
Programa: Residencial
Director creativo: Jordi Fernández,
Eduardo Gutiérrez
Líder de proyecto: Jordi Fernández
Equipo: Luciana Teodózio, Georgina Morales, Estel·la Bosch y Arian Hakimi.
Visualización 3D: PLAY-TIME

Volver arriba