Saltear al contenido principal

5 Sentidos lounge bar

El primer proyecto de ON-A se situó en una población de veraneo de la Costa Brava. En un céntrico local ya existente se planteó la creación de un Lounge & Bar. Los recursos aplicados estimulan todos nuestros sentidos: podemos encontrar efectos visuales, cromáticos y auditivos los cuales conjugan la experiencia general del visitante quien se ve inmerso en una geometría orgánica y particularmente compleja. El primer proyecto de ON-A se situó en una población de veraneo de la Costa Brava. En un céntrico local ya existente se planteó la creación de un Lounge & Bar. Los recursos aplicados estimulan todos nuestros sentidos: podemos encontrar efectos visuales, cromáticos y auditivos los cuales conjugan la experiencia general del visitante quien se ve inmerso en una geometría orgánica y particularmente compleja. El primer proyecto de ON-A se situó en una población de veraneo de la Costa Brava. En un céntrico local ya existente se planteó la creación de un Lounge & Bar. Los recursos aplicados estimulan todos nuestros sentidos: podemos encontrar efectos visuales, cromáticos y auditivos los cuales conjugan la experiencia general del visitante quien se ve inmerso en una geometría orgánica y particularmente compleja. El primer proyecto de ON-A se situó en una población de veraneo de la Costa Brava. En un céntrico local ya existente se planteó la creación de un Lounge & Bar. Los recursos aplicados estimulan todos nuestros sentidos: podemos encontrar efectos visuales, cromáticos y auditivos los cuales conjugan la experiencia general del visitante quien se ve inmerso en una geometría orgánica y particularmente compleja. El primer proyecto de ON-A se situó en una población de veraneo de la Costa Brava. En un céntrico local ya existente se planteó la creación de un Lounge & Bar. Los recursos aplicados estimulan todos nuestros sentidos: podemos encontrar efectos visuales, cromáticos y auditivos los cuales conjugan la experiencia general del visitante quien se ve inmerso en una geometría orgánica y particularmente compleja. El primer proyecto de ON-A se situó en una población de veraneo de la Costa Brava. En un céntrico local ya existente se planteó la creación de un Lounge & Bar. Los recursos aplicados estimulan todos nuestros sentidos: podemos encontrar efectos visuales, cromáticos y auditivos los cuales conjugan la experiencia general del visitante quien se ve inmerso en una geometría orgánica y particularmente compleja. El primer proyecto de ON-A se situó en una población de veraneo de la Costa Brava. En un céntrico local ya existente se planteó la creación de un Lounge & Bar. Los recursos aplicados estimulan todos nuestros sentidos: podemos encontrar efectos visuales, cromáticos y auditivos los cuales conjugan la experiencia general del visitante quien se ve inmerso en una geometría orgánica y particularmente compleja. El primer proyecto de ON-A se situó en una población de veraneo de la Costa Brava. En un céntrico local ya existente se planteó la creación de un Lounge & Bar. Los recursos aplicados estimulan todos nuestros sentidos: podemos encontrar efectos visuales, cromáticos y auditivos los cuales conjugan la experiencia general del visitante quien se ve inmerso en una geometría orgánica y particularmente compleja. El primer proyecto de ON-A se situó en una población de veraneo de la Costa Brava. En un céntrico local ya existente se planteó la creación de un Lounge & Bar. Los recursos aplicados estimulan todos nuestros sentidos: podemos encontrar efectos visuales, cromáticos y auditivos los cuales conjugan la experiencia general del visitante quien se ve inmerso en una geometría orgánica y particularmente compleja. El primer proyecto de ON-A se situó en una población de veraneo de la Costa Brava. En un céntrico local ya existente se planteó la creación de un Lounge & Bar. Los recursos aplicados estimulan todos nuestros sentidos: podemos encontrar efectos visuales, cromáticos y auditivos los cuales conjugan la experiencia general del visitante quien se ve inmerso en una geometría orgánica y particularmente compleja. El primer proyecto de ON-A se situó en una población de veraneo de la Costa Brava. En un céntrico local ya existente se planteó la creación de un Lounge & Bar. Los recursos aplicados estimulan todos nuestros sentidos: podemos encontrar efectos visuales, cromáticos y auditivos los cuales conjugan la experiencia general del visitante quien se ve inmerso en una geometría orgánica y particularmente compleja. El primer proyecto de ON-A se situó en una población de veraneo de la Costa Brava. En un céntrico local ya existente se planteó la creación de un Lounge & Bar. Los recursos aplicados estimulan todos nuestros sentidos: podemos encontrar efectos visuales, cromáticos y auditivos los cuales conjugan la experiencia general del visitante quien se ve inmerso en una geometría orgánica y particularmente compleja. El primer proyecto de ON-A se situó en una población de veraneo de la Costa Brava. En un céntrico local ya existente se planteó la creación de un Lounge & Bar. Los recursos aplicados estimulan todos nuestros sentidos: podemos encontrar efectos visuales, cromáticos y auditivos los cuales conjugan la experiencia general del visitante quien se ve inmerso en una geometría orgánica y particularmente compleja. El primer proyecto de ON-A se situó en una población de veraneo de la Costa Brava. En un céntrico local ya existente se planteó la creación de un Lounge & Bar. Los recursos aplicados estimulan todos nuestros sentidos: podemos encontrar efectos visuales, cromáticos y auditivos los cuales conjugan la experiencia general del visitante quien se ve inmerso en una geometría orgánica y particularmente compleja. El primer proyecto de ON-A se situó en una población de veraneo de la Costa Brava. En un céntrico local ya existente se planteó la creación de un Lounge & Bar. Los recursos aplicados estimulan todos nuestros sentidos: podemos encontrar efectos visuales, cromáticos y auditivos los cuales conjugan la experiencia general del visitante quien se ve inmerso en una geometría orgánica y particularmente compleja. El primer proyecto de ON-A se situó en una población de veraneo de la Costa Brava. En un céntrico local ya existente se planteó la creación de un Lounge & Bar. Los recursos aplicados estimulan todos nuestros sentidos: podemos encontrar efectos visuales, cromáticos y auditivos los cuales conjugan la experiencia general del visitante quien se ve inmerso en una geometría orgánica y particularmente compleja. El primer proyecto de ON-A se situó en una población de veraneo de la Costa Brava. En un céntrico local ya existente se planteó la creación de un Lounge & Bar. Los recursos aplicados estimulan todos nuestros sentidos: podemos encontrar efectos visuales, cromáticos y auditivos los cuales conjugan la experiencia general del visitante quien se ve inmerso en una geometría orgánica y particularmente compleja. El primer proyecto de ON-A se situó en una población de veraneo de la Costa Brava. En un céntrico local ya existente se planteó la creación de un Lounge & Bar. Los recursos aplicados estimulan todos nuestros sentidos: podemos encontrar efectos visuales, cromáticos y auditivos los cuales conjugan la experiencia general del visitante quien se ve inmerso en una geometría orgánica y particularmente compleja. 2 / 12 foto

5 sentidos lounge bar

El primer proyecto de ON-A se situó en una población de veraneo de la Costa Brava. En un céntrico local ya existente se planteó la creación de un Lounge & Bar. Los recursos aplicados estimulan todos nuestros sentidos: podemos encontrar efectos visuales, cromáticos y auditivos los cuales conjugan la experiencia general del visitante quien se ve inmerso en una geometría orgánica y particularmente compleja.

Programa funcional

La singularidad de este proyecto parte de su estructura un tanto confusa en un primer momento pero que gradualmente se vuelve perceptible y ordenada: un sistema ramificado que jerarquiza cada espacio y que genera a su vez una transparencia cuya continuidad resultante, permite la interacción de sus usuarios.  Dentro del programa, cada uno de los ámbitos están comprendidos en recintos claramente definidos: una zona de barra, una zona reservada para grupos, zonas de permanencia y como epicentro, los privados.

Partiendo de una planta regular con una superficie de 200 m2, se dispone una zona de barra longitudinal que se ve enmarcada por las dos zonas reservadas para grupos, y los espacios comunes que conllevan a una mayor interacción próximos a las zonas de servicios. El lenguaje de esta matriz estructural se traslada a la planta en un dibujo en el pavimento que se adapta a la geometría de la barra y los privados.

Malla tridimensional

El concepto general del proyecto parte de generar una malla tridimensional en acero que además de conformar el volumen de acceso, se traslada al interior del local existente como una extensión capaz de adaptarse y de resolver las exigencias del programa con una misma materialidad.

Los espacios se enmarcan en las cavidades existentes que se configuran en la matriz estructural del proyecto: una malla tridimensional compuesta por más de mil quinientas caras que ofrece una complejidad y riqueza en cuanto a la visualización general del proyecto, el cual se perfila siempre cambiante según la ubicación y condiciones lumínicas en el que se localice el visitante.

La malla metálica desplegada, se convierte en una compleja red tridimensional conformada por 355 piezas diferentes de chapa de acero de 4mm. Mediante una rigurosa codificación, se controlaron la ubicación y disposición de cada elemento, así como su respectivo corte, que mediante láser, lograron acumular las 1538 caras que configuran la estructura del conjunto. Para su montaje, se hizo necesario el empleo de plegadoras de control numérico, un recurso que permitió finalmente configurar cada tramo con sus más de 1.200 ángulos.

El rol de la luz

La iluminación, fue un parámetro fundamental en la ambientación de las estancias principales del local, en donde se busca reflejar la transformación día-noche en una simultaneidad de escenas y ambientaciones nocturnas que mediante la fluorescencia RGB, permiten combinaciones cromáticas que transforman el proyecto en un verdadero generador de impresiones visuales.

Proyecto: 2005
Localización: Empuriabrava
Superficie: 250 ㎡
Programa: Hoteles+Ocio

Director creativo: Jordi Fernández,
Eduardo Gutiérrez
Líder de proyecto: Jordi Fernández

Equipo: Bernardo Magalhaes, Jordi Farell, Guillermo Beluzo y Marcelo Cortez
Fotografía: Lluis Ros
Arquitecto técnico: Xavier Badia (Vinclament)

5 sentidos lounge bar

El primer proyecto de ON-A se situó en una población de veraneo de la Costa Brava. En un céntrico local ya existente se planteó la creación de un Lounge & Bar. Los recursos aplicados estimulan todos nuestros sentidos: podemos encontrar efectos visuales, cromáticos y auditivos los cuales conjugan la experiencia general del visitante quien se ve inmerso en una geometría orgánica y particularmente compleja.

Programa funcional

La singularidad de este proyecto parte de su estructura un tanto confusa en un primer momento pero que gradualmente se vuelve perceptible y ordenada: un sistema ramificado que jerarquiza cada espacio y que genera a su vez una transparencia cuya continuidad resultante, permite la interacción de sus usuarios.  Dentro del programa, cada uno de los ámbitos están comprendidos en recintos claramente definidos: una zona de barra, una zona reservada para grupos, zonas de permanencia y como epicentro, los privados.

Partiendo de una planta regular con una superficie de 200 m2, se dispone una zona de barra longitudinal que se ve enmarcada por las dos zonas reservadas para grupos, y los espacios comunes que conllevan a una mayor interacción próximos a las zonas de servicios. El lenguaje de esta matriz estructural se traslada a la planta en un dibujo en el pavimento que se adapta a la geometría de la barra y los privados.

Malla tridimensional

El concepto general del proyecto parte de generar una malla tridimensional en acero que además de conformar el volumen de acceso, se traslada al interior del local existente como una extensión capaz de adaptarse y de resolver las exigencias del programa con una misma materialidad.

Los espacios se enmarcan en las cavidades existentes que se configuran en la matriz estructural del proyecto: una malla tridimensional compuesta por más de mil quinientas caras que ofrece una complejidad y riqueza en cuanto a la visualización general del proyecto, el cual se perfila siempre cambiante según la ubicación y condiciones lumínicas en el que se localice el visitante.

La malla metálica desplegada, se convierte en una compleja red tridimensional conformada por 355 piezas diferentes de chapa de acero de 4mm. Mediante una rigurosa codificación, se controlaron la ubicación y disposición de cada elemento, así como su respectivo corte, que mediante láser, lograron acumular las 1538 caras que configuran la estructura del conjunto. Para su montaje, se hizo necesario el empleo de plegadoras de control numérico, un recurso que permitió finalmente configurar cada tramo con sus más de 1.200 ángulos.

El rol de la luz

La iluminación, fue un parámetro fundamental en la ambientación de las estancias principales del local, en donde se busca reflejar la transformación día-noche en una simultaneidad de escenas y ambientaciones nocturnas que mediante la fluorescencia RGB, permiten combinaciones cromáticas que transforman el proyecto en un verdadero generador de impresiones visuales.

Proyecto: 2005
Localización: Empuriabrava
Superficie: 250 ㎡
Programa: Hoteles+Ocio
Director creativo: Jordi Fernández,
Eduardo Gutiérrez
Líder de proyecto: Jordi Fernández
Equipo: Bernardo Magalhaes, Jordi Farell, Guillermo Beluzo y Marcelo Cortez
Fotografía: Lluis Ros
Arquitecto técnico: Xavier Badia (Vinclament)

Volver arriba